Pastel de carne y patatas

Esta receta de aprovechamiento es de esas que están ¡para chuparse los dedos! y con ingredientes tan comunes como son la nata, cebolla, huevos, patatas y carne.

Receta de pastel de carne y patatas

Ingredientes para preparar pastel de carne y patatas

  • 200 gr. de carne de aprovechamiento
  • 8 patatas grandes
  • 4-5 cebollas
  • 1 l. de nata
  • 8 huevos enteros
  • Hierbas aromáticas
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Sal

¿Cómo preparar pastel de carne y patatas?

  • Quitamos la piel de las cebollas y las cortamos en juliana fina. Las sazonamos y las pochamos en una sartén con un chorro de aceite.
  • Cuando estén transparente, retiramos del fuego y reservamos.
  • Entre tanto, por un lado, en el vaso de la batidora, ponemos los huevos, la nata, un poquito de hierbas aromáticas y lo batimos todo hasta obtener una mezcla homogénea. Por otro lado, pelamos y laminamos las patatas.
  • En un molde apto para horno y ligeramente engrasado, comenzamos a montar el pastel cubriendo la base con la mitad de la crema de nata y huevos que acabamos de preparar.
  • Colocamos una capa de patatas, repartimos por encima la cebolla pochada, cubrimos con la carne, repetimos las capas de patatas, cebolla y carne hasta terminar con todos los ingredientes y finalmente, vertemos sobre el pastel el resto de la crema de nata que nos ha quedado.
  • Horneamos el pastel laminado de carne y patatas a 180ºC al baño María durante 45 minutos y transcurrido este tiempo, sacamos, desmoldamos y… ¡a disfrutar!
Nota del autor:

Este pastel laminado de carne y patatas te puede servir tanto como guarnición de una carne, como para un entrante principal.

Para que las patatas no se oxiden, una vez las has laminados, resérvarlas en un bol cubiertas de agua.

La carne puedes usar la que más te apetezca y tengas a mano. Los restos de un pollo asado, de un cocido, restos de carne picada para unas albóndigas e incluso bacon o lacón.

Si ves que a la hora de cortar el pastel laminado de carne y patatas, se desmorona, bastará con que sumerjas la hoja del cuchillo en agua caliente antes de hacer el corte.